Preámbulo: ejemplos empíricos de identidad nacional de baja intensidad en Cundinamarca y Boyacá

El proyecto “PREÁMBULO, Ejemplos empíricos de identidad nacional de baja intensidad en Cundinamarca y Boyacá” es una investigación curatorial que busca resolver la pregunta sobre las formas en que los artistas y productores visuales que viven y trabajan en la Región Centro han apropiado, interpretado, problematizado o construido una iconografía que resuelva desde sus expectativas la cuestión de hacer parte de un Estado nacional.
Este proceso intentará condensar no solamente en una exhibición de objetos los resultados de la indagación de esta problemática. Para ampliar los alcances de esta curaduría se construirá un marco teórico de carácter histórico, que presente reflexiones especializadas que poco a poco se han ido articulando en torno a esta cuestión.
De esta manera, se establecerá una serie de enlaces que articulen la presencia de actores procedentes de esferas de acción evidentemente separadas: contextos de formación y circulación profesional en artes visuales (profesores, artistas y teóricos del arte), ámbitos de producción artística no académica (asociaciones de artesanos y agremiaciones de artistas empíricos) y espacios de producción de imágenes regulados por exigencias de mercadeo y consumo (firmas de publicidad y equipos de diseñadores gráficos), para integrar la presentación de objetos de fabricación industrial o artesanal que evidencien la presencia de un relato sobre la construcción de la identidad nacional colombiana, reforzándola o problematizándola.

FUNDAMENTACIÓN CONCEPTUAL
La construcción de un discurso que contenga y transmita la historia de Colombia es un proceso que ha implicado la creación de una serie de marcos “metodológicos e institucionales que delimitaron radicalmente su presencia en la vida cultural colombiana” (2). En este sentido, la gran mayoría de narraciones históricas sobre el país ha sido producto del reconocimiento de la historia como una actividad disciplinar a la que se le exige confeccionar una “caracterización de la nación… que creía percibir la esencialidad de la sociedad colombiana” (3). De ahí que hablar del ejercicio de la disciplina histórica en el país implique hacer mención de un proceso que involucra una práctica determinada por –y no necesariamente en este orden-, la identificación de rasgos identitarios (que intentan responder al significado epistemológico de poseer la ciudadanía colombiana), de filiaciones nacionales (que permitan homogenizar dentro de un gran marco significante el devenir de unos ciudadanos provenientes de ámbitos regionales diversos) y la constante atención por poner a interactuar la disciplina misma con la sociedad y sus intereses políticos.
Sobre estos tres aspectos, el investigador Alexander Betancourt Mendieta ofrece una interesante síntesis. Para él, “la escritura de la historia [de Colombia] se hacía de la mano de la política y participó en la creación de la institucionalidad estatal todavía incipiente, especialmente con el énfasis que hizo en el tema de la unidad nacional”, cuestión que generó el establecimiento de una “relación entre historia y política en la escritura de la historia” que perduró hasta el siglo XX. En parte, por esta razón “dicha escritura participó de la competencia entre los diferentes proyectos políticos a los que aportó una mirada desde la ética y la moral de los hechos narrados, lo que al mismo tiempo significaba interpretar y fundamentar los valores cercanos a determinadas tendencias políticas” (4).

En otras palabras, el estudio de las formas de representación de la nación colombiana ha enfrentado desde el principio una dificultad metodológica agravada por el hecho de que en el país han prevalecido varias tradiciones hegemónicas (élites políticas e intelectuales centro-andinas, latifundistas de la costa norte y los llanos orientales, hacendados vallecaucanos, industriales y comerciantes de la zona cafetera, entre otros) interesadas en difundir versiones particulares de la historia nacional. Para citar sólo un ejemplo puede señalarse que desde la independencia de 1810, el problema de darle una imagen a la nación recién creada fue también una lucha para definir su rumbo político (5). En ese contexto, los conceptos de “religión” o “patria” fueron utilizados para transmitir la idea de la necesidad, validez y pertinencia de poseer un gobierno centralizado, que sería útil y legítimo para todos los integrantes de la producción simbólica denominada hoy Colombia.

“La visión tradicional de la historia ha sido desplazada y reducida a una mínima expresión, a pesar de los esfuerzos de algunos medios de comunicación por sostenerla. Pero esa visión tradicional no ha sido reemplazada, como parecen temerlo los defensores de la tradición heroica o desearlo los partidarios de una historia militante, por una nueva visión, que pueda enseñarse a todos los invitados a la revolución: ha sido reemplazada por una fragmentación de imágenes, por una multiplicidad de perspectivas, de métodos y visiones. No hay una «historia de Colombia», sino un proceso de reflexión y conocimiento, abierto e indeciso.” (6)

Jorge Orlando Melo

Sin embargo, esta no es una tendencia general. Al contrario de la consolidación de la disciplina con base en la reiteración de criterios basados en la búsqueda de trazas de origen, la enumeración de gestas heroicas o la aplicación de lecturas originadas desde el centro del país, tras la segunda mitad del siglo XX algunos historiadores han venido insistiendo en la necesidad de elaborar y afianzar un discurso sobre la construcción de la nación que incluya el examen de sus procesos socioeconómicos, políticos y culturales. Autores como Jorge Orlando Melo han llegado a preguntar si “hay una identidad nacional en Colombia, o [ésta] se está disolviendo, amenazada, por un lado, por la cultura cosmopolita de los medios de comunicación trasnacionales y por otro, por la afirmación de tensiones regionales o étnicas que pueden aumentar la crisis del sistema institucional” (7), buscando ilustrar el creciente interés por entender la necesidad de que existan diferentes representaciones sobre la identidad nacional colombiana. Desde esta perspectiva, al hablar identidad nacional es necesario indicar que Preámbulo, no solamente observará la forma en que existe un espacio cultural homogéneo válido para un amplio número de ciudadanos. También intentará estudiar la forma en que algunos grupos aislados determinan sus discursos frente a la identidad nacional con base en la aplicación de prácticas culturales particularistas.
En la presentación ya mencionada que hiciera Jorge Orlando Melo en el V Congreso de Antropología (Villa de Leyva, 1989), el historiador concluía diciendo que: “los ejemplos empíricos de identidad nacional son de baja intensidad: no hay un gran nacionalismo, no hay una cultura muy específica que nos diferencie en serio de otros pueblos americanos. La búsqueda de símbolos nacionales o de rituales de identidad está dominada por el espectáculo o el despliegue: como antes el escudo, la bandera o el horroroso himno, los triunfos deportivos o literarios permiten esa identificación positiva con el país. Los estereotipos que codifican las formas de ser los valores y aspiraciones, los rasgos supuestos de los colombianos constituyen una trama múltiple en la que coexisten definiciones raciales, regionales, clasistas y nacionales” (8).
Siguiendo esta declaración como un presupuesto metodológico, la investigación curatorial Preámbulo busca inscribirse en la brecha abierta por el (des)encuentro de múltiples posturas frente a la (elaboración y) comprensión del asunto de la construcción de imágenes de nación. La hipótesis central consiste en indagar sobre la producción, persistencia, reelaboración o modificación de objetos e imágenes que hablen de la representación de la nacionalidad colombiana con base en repertorios emitidos desde la esfera oficial o los ámbitos del consumo cultural cotidiano.

“La cultura “colombiana” incluye ya de todo: hasta rancheras y tangos y patos Donalds. Porque el proceso central en los cuarenta y cincuenta es la constitución de una sociedad de masas, en la que los discursos de identidad circulan en primer término a través de instituciones estatales relativamente universales, como la escuela (aunque cubra sólo al 30-40% de la población posible): el himno, los símbolos, las luchas contra los españoles, la maldad de Morillo y Sámano, etc., hacen parte de las imágenes de casi todos los colombianos. En segundo término, a través de los medios de comunicación: los otros elementos de la cultura de masas se refuerzan sobre todo a partir de los cincuenta, cuando los periódicos alcanzan tirajes significativos, se generaliza el radio, que penetra al sector rural y aparece la televisión. La capacidad del libro y el periódico había sido reducida, y el libro sólo alcanzará carácter masivo en la década de 1980.”

Jorge Orlando Melo

Como un ejercicio de selección de una serie de manifestaciones artísticas, artesanales y culturales, Preámbulo intentará recopilar las respuestas dadas por productores de imágenes ante el problema de construir una identidad nacional, de pertenecer a un Estado nacional o de percibir actualmente a una nación. Para acometer esta tarea se privilegiará el análisis de procesos de reelaboración, apropiación, cuestionamiento o defensa de la retórica surgida desde 1810, por parte de artistas, intelectuales, artesanos, diseñadores gráficos e industriales, concentrados, formados o establecidos en Cundinamarca y Boyacá. Para afianzar este enfoque se considerará que el sector de productores agrupados en el marco de esta curaduría tienen (o han tenido) un nivel de influencia sobre el tema de la investigación, puesto que su práctica puede llegar (o ha llegado) a provocar lecturas e interpretaciones sobre  la retórica nacionalista actual.
Respecto a la concentración de esta investigación curatorial en los departamentos de Cundinamarca y Boyacá habría que decir lo siguiente. En primer lugar, se atiende a la tradición política que ha seguido desde hace casi 110 años un modelo de gobierno centralista, por cuanto se considera que uno de sus efectos ha sido el de crear una retórica nacional basada en una estructura ideológica indo-andinocentrista (9). En segunda instancia, y para contrastar la lectura anterior, se piensa en la necesidad de estudiar si es rigurosamente cierto que la visión de una identidad nacional basada en los dictámenes redactados o inspirados en la ideología del centralismo se han impuesto como la manera primordial de definir los símbolos que hoy en día representan al ciudadano colombiano. Se considera aquí que, con base en ambas perspectivas, podría hacerse acopio de aquellas manifestaciones denominas por Jorge Melo como “ejemplos empíricos de identidad nacional de baja intensidad”, para intentar alguna respuesta.
En realidad se trata de abrir un espacio de discusión que permita reconocer una serie de premisas que contrasten la persistencia del modelo andinocentrista con la idea de nación que circula en nuestros días. A pesar de que es necesario pensar en la nacionalidad como un tema no exclusivo del discurso centralista, no hay que olvidar –para no repetirlo, por lo menos- el hecho de que “los discursos históricos y las acciones políticas que le fueron concomitantes a la composición y caracterización esencial de la sociedad colombiana desconocieron la compleja realidad de las zonas marginales y de frontera interior. Sus alcances se circunscribieron a la imagen pacata y recatada del altiplano central colombiano, impuesta como imaginario nacional” (10). Esta situación problemática intentará examinarse desde el contexto de la curaduría, partiendo de la idea de que se considera necesario revisar las formas en que algunos ciudadanos han construido, aceptado, mantenido o defendido sus imágenes de representación nacional respecto a otros grupos poblacionales de Colombia.

A través de una revisión y agrupación de obras y discusiones dedicadas al tema, se espera demostrar que existe en el campo intelectual y artístico (sea académico o no) una clara intención de deslindarse, reforzar o relacionarse con los principios establecidos por las instituciones encargadas de construir la historia de este país. De igual manera, se piensa que uno de los resultados de esta interacción puede ser la constante producción de lecturas (mucho más complejas y críticas o mucho más alienantes y persuasivas), sobre la comprensión contemporánea de la identidad nacional. Finalmente, se acepta que la consolidación y reproducción del discurso nacionalista no es privativa de los entornos académicos y que la pedagogía sobre este tema atraviesa múltiples escenarios cuyo núcleo suele ser la comunidad ciudadana.
NOTAS

1.- Véase: http://www.identikit.net/
2.- Véase, Alexander Betancourt Mendieta, Historia y nación, Ediciones La Carreta, Medellín, 2007, pág. 13.
3.- Ibíd, pág. 23.
4.- De igual manera, es posible percibir este interés en la enumeración de los antecedentes que desembocaron en la creación de la Academia Colombiana de Historia, enunciados por Roberto Velandia en su investigación sobre el origen de esta institución. Véase, Roberto Velandia, Un siglo de historiografía colombiana, Academia Colombiana de Historia, Bogotá, 2001, pág. 33.

5.- Véase Alonso Múnera, Failing to construct the Colombian Nation: race and class in the Andean Caribbean conflict, 1717-1816, Tesis Ph. D. en Historia, University of Conneticut, págs. 198-199. De otra parte, el investigador

6.- Véase, Jorge Orlando Melo “Historiografía colombiana – Realidades y perspectivas: La literatura histórica en la última década”, en Boletín cultural y bibliográfico, vol. XXV, No. 15, Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá 1988, págs. 59-69.

7.- Véase, Jorge Orlando Melo, “Etnia, región y nación: el fluctuante discurso de la identidad (Notas para un debate)”. Texto leído en el V Congreso de Antropología, Villa de Leyva, 1989. Tomado de Predecir el pasado: ensayos de historia de Colombia, Bogotá, Fundación Guberek, 1992, publicado en http://www.jorgeorlandomelo.com/etnia_nacion.htm. Última consulta 15 de agosto de 2008.
8.- Ibíd.
9.- “Por indo-andinocentrismo entendemos la perspectiva dominante desde mediados del siglo XIX con respecto a la formación y características de la nación colombiana. Se fundamente en el supuesto de que –por excelencia-, la región andina es el espacio donde preponderan blancos y eurodescendientes, así como la civilización occidental y el ejercicio de la razón, mientras que las zonas cálidas son el escenario de gente negra e india, dizque bárbara, emotiva e incapaz del razonamiento complejo […] De ahí que se crea que el desarrollo debe consistir en la propagación de la civilización blanca desde las zonas altoandinas hacia las tórridas, de selva y río. Hemos  introducido la partícula “indo”, porque desde finales del siglo XVIII las élites le han dado cierta legitimidad a los legados de muiscas, taironas y “agustinianos” en la formación nacional. No obstante, tal reconocimiento se limita a los aportes                que documentan la arqueología y la etnohistoria y excluyen los de los indígenas contemporáneos.” Véase “Velorios y santos vivos”, en Velorios y santos vivos. Comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, en catálogo de la exposición, Museo Nacional de Colombia, Ministerio de Cultura, Bogotá, 2008, pág. 18.
10.- Ibíd , pág. 261.

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN CURATORIAL Y PRODUCTO ESPERADO (Discriminado según actividad)
Para ampliar la investigación preliminar y determinar el producto final de la curaduría “PREÁMBULO, Ejemplos empíricos de identidad nacional de baja intensidad en Cundinamarca y Boyacá” se deben cumplir las siguientes actividades:
1.- Continuar con la investigación curatorial de piezas y objetos de realización artística, industrial y artesanal, que puedan incluirse bajo los postulados teóricos de la investigación.

Producto esperado: Exposición de piezas y material obtenido

2.- Elaborar una revisión de prensa, revistas, compilaciones y estudios académicos, para explorar el tratamiento del tema en los medios de comunicación, conformar un conjunto de imágenes que permitan estudiar el desarrollo de las reflexiones sobre iconografía patria por parte de profesionales dedicados a la elaboración de imágenes localizados en campos como el de la publicidad, el periodismo y el mercadeo. Esta revisión debe permitir la comparación del tratamiento que se le ha dado al tema en medios escritos con la producción de imágenes que predomina en nuestro país, a fin de poder contrastar la circulación del discurso nacionalista entre los dos ámbitos.
Producto esperado: Documento escrito
3.- Contactar a críticos, investigadores y especialistas en Historia del arte colombiano, para que desarrollen –o permitan la reproducción-, de textos que permitan contrastar el objeto central de esta investigación con las circunstancias socio-históricas que han determinado la existencia y persistencia de ciertos elementos e imágenes dentro del repertorio general de la iconografía patria desarrollada a partir del siglo XIX.
Producto esperado: Recopilación de documentos
4.- Contactar a un grupo de historiadores para que inicien la producción desarrollen –o permitan la reproducción-, de textos donde consignen sus reflexiones sobre la creación de una iconografía patria en el contexto de la República de Colombia durante los siglos XIX, XX y lo que va corrido del XXI.
Producto esperado: Recopilación de documentos
5.- Establecer contacto con entidades museales y colecciones públicas basadas en Bogotá, Tunja, Sogamoso, Girardot, Paipa, etc., para coordinar la exhibición simultánea de objetos pertenecientes a sus acervos con la presentación de la piezas seleccionadas por la curaduría.

Producto esperado: Convenios interinstitucionales a través de los cuales se permita exhibir simultáneamente piezas pertenecientes a acervos particulares con la presentación de la muestra final.
6.- Contactar especialistas en Estudios Culturales para que desarrollen una investigación a partir de su conocimiento experto y el estudio de las piezas seleccionadas. El resultado inicial de este trabajo debe consistir en un texto donde cada especialista consigne sus apreciaciones sobre los modos en que la iconografía patria y los discursos nacionalistas impregnan una parte de la producción artística, artesanal, publicitaria y de diseño gráfico en la Región Centro.
Producto esperado: Documento escrito individual
7.- Buscar apoyo de universidades ubicadas en la región, con el fin de vincular parte de su población académica en esta investigación y lograr ampliar el nivel de influencia de este proceso de indagación. Las personas que se contacten y decidan acompañar esta investigación curatorial podrán desde diferentes instancias.
Producto esperado: Convenios de apoyo interinstitucional
8.- Publicar un documento que contenga la recopilación de los textos reunidos, resultantes de las investigaciones de los especialistas contactados.

Producto esperado: Recopilación de documentos
9.- Gestionar la presentación de las obras participantes en la muestra, las reflexiones académicas y demás información relacionada con el tema en medios de comunicación públicos y privados, radiales y escritos de amplia circulación en la región.
Producto esperado: Convenios de apoyo interinstitucional.
10.- Diseñar un programa de capacitación para guías de sala y público general, con el fin de promover el conocimiento de algunas herramientas conceptuales para poder resolver las inquietudes producidas al interior de la muestra.
Producto esperado: Seminarios de capacitación
CRONOGRAMA GLOBAL DE ACTIVIDADES

INVESTIGACIÓN

Estudios para seleccionar piezas y objetos que participarán en la exposición:

Marzo 2006 – Sep 2009
Investigación histórica

Sep. 2008 –Sep  2009
Vinculación de comunidad estudiantil

Ene – Oct 2009
Solicitud de vinculación instituciones museales

Ene- Nov 2009
Presentación de la recopilación de documentos obtenidos

Oct 2009

EXPOSICIÓN

Diseño y ejecución de programa de capacitación para guías de sala

Sep- Oct 2009
Exposición de piezas seleccionadas y promoción de la muestra en medios

Jun-Dic 2009

Contacto: preambuloregional@gmail.com

About these ads

Una respuesta a “Preámbulo: ejemplos empíricos de identidad nacional de baja intensidad en Cundinamarca y Boyacá

  1. En primer lugar para mi no es muy claro si esta idea esta en una convocatoria, o como se hizo la recopilación de trabajos para el regional. Perdón la ignorancia pero no entiendo, no se si todavía se puede participar?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s